7 conciertos que se fueron de madre

7 conciertos que se fueron de madre
No todos los conciertos acaban bien. Este mes repasamos en GIGGER siete conciertos que se fueron de madre. Nos centramos en la década de los 60, con el nacimiento del fenómeno de los festivales,  y damos un salto hacia el cambio de siglo. Porque en directo puede ocurrir de todo: fans del folk más purista que no aceptan que "los tiempos están cambiando", cantantes que son detenidos encima de un escenario por romper las normas de la "moral y la decencia", festivales míticos que terminan siendo víctimas de su propio éxito, altercados, recintos en llamas... Un breve recorrido por el lado más salvaje (y  casi siempre menos alegre) de los conciertos en vivo.
 

Bob Dylan, abucheado por electrificar el folk en el Newport Folk Festival (1965)

Cuando Bob Dylan actuó en el Newport Folk Festival en 1965 ya se había consolidado como el relevo generacional de la música folk. En las dos ediciones anteriores había actuado con gran reconocimiento por parte del público y la crítica especializada llegó a calificarlo como "la voz de una generación". Pero la edición de 1965 sería diferente. Bob Dylan se presentó con una banda de apoyo de blues y rock and roll, todo un sacrilegio para los fanáticos más ortodoxos de la música folk, que no concebían este estilo de música si no era con un acompañamiento acústico sencillo. Dylan se ganó fuertes abucheos por parte de un sector del público. Pero puso la primera piedra para construir el sonido que definiría la década de los 60.
 
 

 
The Doors, Jim Morrison la lía parda en Miami (1969)

Jim Morrison ya tenía experiencia más que sobrada en eso de liarla parda encima de un escenario cuando aquel concierto en Miami terminó abruptamente. A esas alturas el cantante de The Doors ya tenía el honor ser el primer músico conocido en haber sido detenido durante una actuación en directo (después de enfrentarse a un policía local que lo pilló infraganti mantenido relaciones sexuales en las duchas del New Haven Arena). Sin duda fue la actuación del 1 de marzo de 1969 en Miami la que más problemas le causó. Desde un primer momento las cosas no pintaron bien. Los promotores del evento habían duplicado el aforo permitido y Jim Morrison llegaba tarde. Cuando finalmente el cantante asomó por la puerta todos se dieron cuenta de que estaba absolutamente borracho. Sin perder ni un minuto, la banda comenzó a tocar la intro de 'Break On Through' una y otra vez esperando a que la estrella subiese al escenario. Una vez encima, Morrison comenzó su particular show. En primer lugar la tomó con el micrófono y lo golpeó una y otra vez sin demasiado sentido. A continuación empezó a arengar al público: "¡No estoy hablando de revolución! Estoy hablando de pasarlo bien, estoy hablando de pasarlo bien este verano...". Más tarde el cantante se cayó del escenario y al levantarse comenzó a insultar a la audiencia: "¡Sois todos una panda de putos idiotas! Dejáis a la gente que os diga lo que tenéis que hacer... ¿Cuánto tempo vais a dejar que os mamoneen? A lo mejor es que os encanta. ¡Sois una panda de esclavos!". En cierto momento Jim Morrison simuló hacer una felación al guitarrista Robby Krieger mientras tocaba uno de sus solos. Luego siguió con su discurso, cada vez más subido de tono. Amenazó al público con enseñar el pene... y, según la policía, eso es lo acabó haciendo (aunque según los testigos que declararon en el juicio posterior tan solo lo simuló). El concierto acabó con parte del público encima del escenario, con el cantante colocado y con el resto del grupo cabreado en los camerinos. A partir de este concierto la reputación de The Doors cambió por completo. Algunas voces apuntan a que esta fue una de las causas por las que el grupo californiano rechazó su participación en Woodstock.  Tras largos meses de líos judiciales y bajo la amenaza de ingresar en prisión, Jim Morrison acabaría por marcharse a París, donde moriría en 1971 con 27 años.
 
 

 
Woodstock, morir de éxito y pasar a la historia del rock (1969)

Está considerado el festival de música más importante de todos los tiempos. Fue escenario de actuaciones emblemáticas con nombres de vértigo: Joe Cocker, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Santana, Creedence Clearwater Revival, entre otras leyenda de la música. En definitiva, Woodstock es todo un símbolo de la generación hippie. También fue un rotundo fracaso comercial y un desastre de organización. Podríamos decir que se trata del equivalente festivalero de la expresión "morir de éxito". Los promotores querían recaudar dinero para abrir un estudio de grabación y tuvieron la idea de montar este macroconcierto con grandes estrellas de la música. Esperaban albergar a unas 60 mil personas. Finalmente acudieron 400 mil, aunque son 500 mil las que declararon a posteriori haber estado en Woodstock. La razón: había circulado el rumor de que se trataba de un concierto gratuito y cientos de miles de jóvenes se lanzaron en carretera hacia la granja donde se celebraba el festival. Las vallas de seguridad duraron menos de una hora, hubo atascos impresionantes en el Estado de Nueva York y decenas de miles de personas que sí habían comprado su entrada se quedaron atrapados sin poder asistir al evento. Richie Havens fue el encargado de abrir el festival, porque todos los otros músicos estaban demasiado colocados como para poder tocar. La lluvia cubrió de barro todo el recinto. Hubo una muerte y varios nacimientos. La enfermería se organizóo en tres departamentos: roturas por cristales enterrados en el lodo, malos viajes de LSD y quemaduras por mirar directamente al sol. Los organizadores tardaron diez años en pagar sus deudas con los bancos y sin poder pagar su estudio. A cambio, tenemos uno de los momentos más importantes de la historia de la música popular.
 
 

 
The Rolling Stones, los Ángeles del Infierno asesinan a un espectador en Altamont (1969)

Los promotores del concierto eran los mismísimos Rolling Stones, que tras finalizar su exitosa gira por Estados Unidos, querían poner el broche final con un concierto multitudinario que consiguiese repetir la experiencia de Woodstock... pero sin arruinarse por el camino. Para lograrlo Mick Jagger anunció el concierto sin dejar clara su ubicación. Finalmente el festival se celebró en Altamont (California) en un autódromo abandonado con las actuaciones de  Santana, Jefferson Airplane, The Flying Burrito Brothers y Crosby, Stills, Nash and Young. Para la seguridad del evento, a los responsables no se les ocurrió otra idea que contratar al grupo de motoristas Ángeles del Infierno.  El grupo Grateful Dead, cuya actuación también estaba prevista para aquella noche, los había recomendado porque solo cobraban 500 dólares más cervezas. Hasta el momento se habían comportado siempre de forma pacífica en los conciertos. Pero aquella noche eso cambió. Durante toda la tarde comenzaron los problemas y los alborotos. Los Ängeles del Infierno usaron sus vehículos como arma para controlar a la multitud. A medida que iba avanzando el evento, la cosa se fue calentando hasta el punto de que uno de los miembros de Jefferson Airplane fue golpeado por uno de los motoristas en plena actuación. Durante la actuación de los Rolling Stones comenzó una pelea entre un miembro de los Ángeles del Infierno y el joven Meredith Hunter. En un momento del altercado, Hunter enseñó un revolver, pero el motorista lo apartó y le asestó varias puñaladas que acabaron con su muerte. Los Rolling Stones, que habían tenido que detener su actuación en varias ocasiones a causa de los disturbios, cancelaron el concierto definitivamente. Este hecho quedó registrado en el documental "Gimme Shelter".
 
 

 
Woodstock, un desastroso regreso (1999)

En el regreso del célebre festival de Woodstock poco quedaba de los "3 días de paz y amor" del año 1969. Esta era la tercera edición del festival, ya que en 1994 se había celebrado un aniversario con actuaciones de Green Day y The Cramberries entre otros. En 1999, con el metal en pleno apogeo, las estrellas eran Rage Against The Machine, Metallica, Nine Inch Nails, Limp Bizkit, Korn y Red Hot Chili Peppers entre otros muchos. El festival celebrado en Rome (Nueva York) nada tenía que ver con el mítico evento que marcó el final de los 60: cajeros automáticos, 3  mil personas trabajando en seguridad, villa "cibernética"... Pero ante todo los incidentes acontecidos durante todo el festival, especialmente durante el último día, dejaron claro que los ideales hippies eran cosa del pasado. Durante la actuación de Limp Bizkit y Metallica fallecieron dos personas por paro cardiaco. Antes de la actuación de Red Hot Chili Peppers los organizadores habían tenido la brillante idea de repartir velas entre el público para animar un poco la noche. La velada, nunca mejor dicho, acabó con el festival entre llamas, con puestos de comida, locales de merchandising y coches ardiendo. El público se cabreó especialmente cuando descubrieron que el anunciado homenaje a Jimi Hendrix consistía simplemente en una pantalla gigante donde el aparecía el guitarrista tocando el himno americano. Todo acabó entre llamas y el festival, por si faltaba poco, dejó un saldo de varias violaciones.
 
 

 
El Festimad en llamas, desmadre con acento español (2005)

Seguimos con conciertos desastrosos con acento español. El Festimad se había convertido en uno de los festivales más importantes de los celebrados en España. El más importante de todos los celebrados en Madrid. Pero en 2005 el evento cambió de recinto y a los asistentes no les gustó ni un pelo. El lugar resultó muy poco idóneo para la celebración de cualquier concierto y encendió los ánimos de los espectadores. El punto clave fue cuando una ráfaga de viento rompió el escenario donde estaban a punto de tocar System of a Down y se retrasaron todas las actuaciones. Las 75 mil personas que estaban allí terminaron por cabrearse del todo tras cuatro horas esperando. Los coches acabaron ardiendo, las vallas de seguridad se vinieron abajo, los escenarios fueron acribillados a piedras... Los grupos Incubus y The Prodigy actuaron con parte del recinto en llamas.
 
 

Amy Winehouse, el ocaso de la nueva diva del soul

Terminamos esta lista con una de nuestras artistas favoritas. Su disco 'Back To Black' había conseguido revitalizar a un género que se había quedado anclado en los convencionalismos y la sobreproducción. Su voz, su personalidad, sus canciones y la producción de Mark Ronson le habían devuelto el alma al soul y a la música R&B. Su ascenso al Olimpo de la música se produjo de forma paralela a su descenso a los infiernos de la adicción. En sus últimos años cada vez era más frecuente verla desvariar en sus conciertos. Ya en 2008 la emprendió a golpes con algunos fans mientras sujetaba el microfono con la otra mano en Glastonbury. A partir de entonces las imagenes se fueron sucediendo: consumo de drogas encima del escenario, consumo de alcohol mientras interpretaba su éxito 'Rehab', caídas frecuentes, pérdida de cualidades vocales... Sin duda su concierto más desastroso fue el acontecido en Belgrado en el año 2011. Un concierto que comenzó tarde y encendió los ánimos del público. Cuando apareció la cantante apenas podía mantener el equilibrio y no estaba en condiciones de cantar. El resultado fue un fuerte abucheo por parte de la audiencia. Después de aquello, Amy Winehouse decidió suspender su gira europea. Moriría un mes después.
 
 
 
TEXTO: DAVID LITTLE
Comparte